sábado, 28 de agosto de 2010

Quito, Ecuador, Parque El Egido

El parque El Egido (al que todos llaman elegido) reúne todos los fines de semana a mas de 150 artistas ecuatorianos que vienen a hacer una magnifica exposición de bellas artes y decoración, en este espacio, un espacio que se gano palmo a palmo en una lucha de mas de 25 años (iniciativa que el mismo Guayasamín y otros grandes ayudaron en alguna medida a formar), se expone Valparaíso caminante junto a los trabajos de Violaine Collu y Jxavier AnTu.

El Egido es de alguna manera un parque donde las artes plásticas tienen la posibilidad de difundirse de la mano de los mismos artistas a la población ecuatoriana, lo interesante es que no hay verdaderamente una elitización del arte, como ocurre en muchos otros lugares de Latinoamérica o el mundo, el publico, al contrario es variado, todos los estratos pueden encontrarse en El Egido, solo por dar una vuelta o por comprar un cuadro a precio siempre negociable. Lo que hace que la sensibilización sobre la pintura en el ecuador sea bastante particular, teniendo, casi todos los ecuatorianos, un mínimo de reconocimiento estético y una o más pinturas en sus casa.

Es interesante el fenómeno Egido, arrasó con las galerías de arte, que desaparecieron hace mas de 5 años, en las que casi siempre se produce una elitización del arte y abrió un espacio para los artistas ecuatorianos (y el pùblico en general) que les permite vivir en mas o menos buenas condiciones. Esto puede doler en el corazón a los defensores de la institucionalización del arte, pero lo mas interesante, es que los espacios paralelos al Egido, son casi siempre organizados por los mismos artistas que trabajan en él pudiendo ser trabajadas temáticas menos comerciales y mas creativas

Es cierto que muchas veces es una muestra de pintura decorativa y repetitiva desprovista de una cualidad artística, cosa bien aceptada por los mismos artistas locales, sin embargo esta podría ser una de las mas grandes escuelas de pintura en todo Latinoamérica abierta a toda la comunidad, además de brindar la posibilidad a los artistas de medios económicos para poder desarrollar proyectos paralelos mas interesantes.

fue en este parque, que una chica ecuatoriana reconoció el trabajo de Patricio Gonzáles, ella había estado en Valparaíso el mismo año en una de las muestras que el maestro puso a la vista allá en el puerto. También anecdótico fue encontrar a un amigo de Rodrigo Silvavial, que sabia de a muestra de Valparaíso caminante.






No hay comentarios: